martes, 23 de diciembre de 2008

Paciencia con la fotovoltaica

video

¿Sabía usted que toda extensión de terreno batida por el sol es una mina? Los tejados son mejor todavía: por debajo se vive y se trabaja, y por encima la mina sigue funcionando, produciendo kilovatios-hora. Un anuncio publicado hoy mismo en el periódico proclama exultante “El techo de su empresa más rentable que el suelo” y añade “Si dispone de un techo de nave de 20.000 metros cuadrados, le pagamos 500.000 euros”. Otra empresa ofrece “hipotecas solares”. Mitsubishi planea reducir la fabricación de aparatos de aire acondicionado y comenzar a producir en masa paneles fotovoltaicos.

Eso son palabras mayores. Estamos hablando de dinero, de mucho dinero. Lejos quedan ya los tiempos en que la inauguración de medio metro cuadrado de panel solar en el techo de una escuela era todo un acontecimiento social, con asistencia del Viceconsejero de Medio Ambiente, que siempre aprovechaba el acto para reafirmar el compromiso de su gobierno con las energías renovables.

Ahora tenemos grandes subvenciones del gobierno, corrupción, prácticas ilegítimas (un porcentaje significativo de las instalaciones fotovoltaicas examinadas por la Comisión Nacional de la Energía sencillamente no estaban conectadas a la red) y un porcentaje todavía minúsculo de electricidad producida por la luz del sol, que apenas llega al 0,2% del total. Cualquiera diría que es hora de echar el cierre.

Puede ser todo lo contrario. Hace 10 años, la electricidad de origen eólico estaba en una situación similar, y hoy supone ya más del 10% de la producción eléctrica y le pisa los talones a la producción nuclear. La fotovoltaica resulta irritante hoy en día, pero sigue siendo interesante por varias razones: está próxima a alcanzar un porcentaje significativo de producción eléctrica (un 1% para empezar, y después el cielo es el límite), se puede colocar en casi cualquier lugar y seguirá funcionando y produciendo electricidad de manera limpia (al menos la mayoría de las instalaciones, las de mejor calidad) dentro de 25 años. Muchos años después de que se olvide lo cara y poco productiva que era.

Vídeo: "Un siglo de energía" Obra Social de Cajamadrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecemos tu colaboración en nuestra bitácora.
Difunde y pon a prueba tus ideas escribiendo un comentario.
Puedes dejar tu opinión de forma anónima seleccionando el botón que hay encima de "publicar comentario"