miércoles, 12 de noviembre de 2008

¿Más coches para la crisis?

La vorágine de la crisis financiera lleva por delante al sector automotriz. Los fabricantes europeos piden a Bruselas 40.000 millones en créditos blandos y la retirada de los coches de más de ocho años de antigüedad durante 36 meses. Desde la Asociación Nacional de Fabricantes de Coches, Anfac, aseguran que "...estas medidas son necesarias para asegurar el futuro de la producción de automóviles en Europa y para reforzar la demanda por parte de los consumidores de vehículos con consumos de combustibles más eficientes."

En Europa de los 15, los coches de más de ocho años de antigüedad representan el 36% de la flota actual de automóviles y su sustitución por vehículos nuevos supondría un ahorro de 20 millones de megatoneladas de CO2 a la atmósfera al año, según Anfac.

Los datos de la Asociación de Comerciantes Europeos de Automóviles, Acea, del pasado mes de octubre, muestran un descenso del 32,2% de las matriculaciones registradas en septiembre de 2008 respecto al mismo mes en 2007. Los datos que reveló la Patronal de los Concesionarios de Automoción, Faconatuo, en noviembre, aseguran que las matriculaciones en octubre descendieron un 56% respecto al mismo mes el año anterior. No cabe duda que las ventas de coches se vienen en picada.

En EE UU la situación del sector es dramática, el fabricante automotriz más grande, General Motors, solicitó ayuda estatal antes del cambio de gobierno en enero, con una contrapartida de acciones preferenciales para el Estado. El presidente de la misma, Rick Wagoner, advirtió que, si no recibe ayuda estatal, existe la posibilidad de que entre en quiebra a mitad del 2009 (fuente Dpa).

Los fabricantes europeos se empeñan en reactivar incentivos para el consumo de coches a costa de limpiar el parque automotriz "antiguo" !con ocho años de uso¡. Ellos están interesados en recuperar sus ventas, detener sus pérdidas. Para ejecutar su plan, qué mejor que pedir dinero al Gobierno para motivar el consumo de todo tipo de coches en detrimento de coches pequeños y ligeros que, con más de ocho años de antigüedad y que pasan las revisiones, sirven y contaminan lo mismo, probablemente, que uno nuevo.

En EE UU, con el mismo objeto de reactivar la producción y venta de coches se les ha ocurrido ofrecer participación al Estado en las acciones ¿veremos una especie de nacionalización del sector?

Sin duda estamos viendo el desplome de una industria que mueve millones en el sector financiero, a la par en breve nos enteraremos de las millones de toneladas de CO2 que han dejado de emitirse a la atmósfera. Habría que aprovechar el momento para replantear la fabricación de coches más baratos, pequeños y ligeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecemos tu colaboración en nuestra bitácora.
Difunde y pon a prueba tus ideas escribiendo un comentario.
Puedes dejar tu opinión de forma anónima seleccionando el botón que hay encima de "publicar comentario"